Performance 2021 “arte inclusivo popular”

Performance en Panamá, arte contemporáneo, popular, inclusivo

 

 

performance

 

 

El arte no pertenece a una clase social o a grupos específicos, es para que todos podamos conocerlo y disfrutarlo, dice Humberto Vélez quien ha visto en el género de la ‘performance’, una gran oportunidad para que los panameños participen y disfruten del arte

 

 

Performance arte contemporáneo popular

 

performanceEn el escenario del Teatro Nacional se van ubicando los músicos y el batallón femenino de la Banda Internacional El Hogar. Desde sus palcos suenan los clarines que solemos escuchar en los festejos patrios, acción que de repente nos llama mucho la atención por difícil de comprender. Y es justamente eso lo que pretende “Sinfonía popular”, acción producida por ‘Panamá performa’ que fue grabada en video y que participó representado al país en el Festival Continuo Latinoamericano de Performance, en noviembre pasado.

 

El grupo popular dista mucho de ser una de las agrupaciones que suele presentarse en el escenario más importante del país y habría que preguntarse por qué?

 

performanceEn el mismo festival también se presentó la pieza “El tendedero”, interpretada por Diego Lacayo Jaén y que aborda el tema de lo cotidiano.

Ciertamente no hay nada más cotidiano que el acto de tender la ropa. Pero, ¿nos ponemos a detallar todos esos conocimientos que a lo largo del tiempo hemos adquirido para hacerlo de la forma correcta? Y, con esos conocimientos, ¿nos esmeramos en hacerlo bien? Se trata de dos performances, género de arte contemporáneo que nació en el siglo XX, pero que en Panamá ha costado un poco calar.

 

En el teatro como en el cine hay una estructura narrativa en que hay un principio, un conflicto y un final, un desenlace.

 

Performance “acción con un sentido”

 

performanceEn la performance no es necesario, lo que se persigue es que haya una acción, con un sentido, la acción puede ser inmediata o puede durar algo de tiempo, no hay otra forma de plantear los conflictos, no es a través de un personaje, no es a través de una historia, no es a través de problemas o soluciones… solo se ve una acción muy fuerte, ocurriendo y ella genera un impacto”, explica Humberto Vélez, artista panameño dedicado al género y quien ha tenido la oportunidad de presentar obras en Venecia, París, Londres y Toronto.

 

La performance puede ocurrir en la sala de un museo o en una galería de arte, así como en las calles. O como Vélez lo ha hecho también, en espacios público como el Puente de las Américas, en una piscina en París o en los canales de la ciudad italiana; “lugares que tú y yo y nuestras familias y amigos pueden visitar. Eso le da a la performance una plasticidad y una flexibilidad mayor que el teatro”, detalla.

“Nosotros tenemos muchas manifestaciones populares, acciones que transformadas se pueden convertir en arte. Y así se va involucrando más gente con la idea de que pueden participar del arte”.

Siendo una de las artes más jóvenes, y también una de las más impactantes, se ha puesto en boga sobre todo en los últimos 10 años.

 

Performance en Panamá

 

performance

En Panamá aparecieron algunas manifestaciones performáticas, pero al no tener una experiencia clara como la que se vivía en Estados Unidos o en Europa, “llegaron unas ideas muy relacionadas con el teatro, unas más, unas menos y estas ideas fueron bonitos proyectos, pero no solidificaron el género de la performance como sí se hizo con el teatro y la pintura”, destaca el artista.

 

Y es que, de acuerdo con Vélez, en las artes en general, pero sobre todo en las artes visuales, “nosotros no tenemos una historia de peso debido a que no ha habido academia, no ha habido un impulso de la élite o de los gobiernos por impulsar las artes.

Históricamente no lo hay. Hemos tenido grandes artistas en determinados momentos, no muchos, pero grandes artistas, y artistas buenos, por supuesto, pero no tenemos esos movimientos ni esas escuelas, eso no ocurrió con nosotros”, establece.

Por ello el público mantiene cierta distancia del género, así como de las instalaciones, género en el que Vélez también ha participado y que ha sufrido todavía más rechazo.

 

performance“El rechazo vino más de la gente que se dedicaba a la pintura, porque se sentían como rezagados, echados a un lado”, comenta. “Y no tiene por qué ser así. Aquí hay espacio para todos, no es el fin de la pintura, no es que una cosa va a reemplazar la otra, todo lo contrario, actualmente hay un repunte de la pintura que viene desde hace unos cinco años. Y la instalación ha bajado”, reconoce.

 

Pero de vuelta a las performances, asegura Vélez, “crean una sensación de libertad que es más difícil que venga del teatro (…) La performance plantea ideas locas o pequeñas que se hacen cercanas.

Y claro que todo eso tiene que ver con cómo nos relacionamos con el arte contemporáneo y tristemente lo que ocurre en nuestro país es que el arte contemporáneo se maneja mucho a nivel de élite, y los que manejan algunos elementos del lenguaje de arte contemporáneo se lo quedan, para ellos ser los que decidan qué es arte y qué no es arte”, afirma.

 

 

A juicio de Vélez, esto no solamente es mezquino, sino que evita que el arte no conecte con todos.

 

Performance arte popular e inclusivo

 

performanceVélez ha centrado su trabajo en lo contemporáneo y en lo popular. “Tocando el tema popular se puede pensar en un trabajo de arte contemporáneo, trabajando con personas que vengan de cualquier tipo de clase social y sin importar que sepan de arte o no”, asevera.

“Ya lo hizo Julio Záchrisson, nosotros tenemos una historia de buen arte con temas populares, con temas nacionales, con temas que tocan el amor, que tocan lo grotesco… ¿por qué no se va a hacer también con estos géneros contemporáneos?”, cuestiona.

 

Por ello, la participación en Continuo Latidoamericano de Performance estuvo basada en lo popular y en lo cotidiano. “Queríamos que la gente que lo viese se acercase a la performance. En este festival latinoamericano, casi todos los temas eran políticos, sociales y me parece bien, pero nosotros decidimos que íbamos más por vincular a la gente. Es más importante vincular al vecino, a la gente del barrio con lo que está pasando”, resalta.

Nosotros tenemos muchas manifestaciones populares, acciones que transformadas se pueden convertir en arte. Y así se va involucrando más gente con la idea de que pueden participar del arte. Yo también, tú y yo, somos parte, no solo un grupito”, asegura.

La teoría de los que participamos en el grupo, de que en Panamá hay mucha capacidad, hay mucha acción real que surge de lo popular, de la calle, de lo que hace la gente, hombres, mujeres, niños, que se puede transformar porque tiene esa beta, no tendremos una escuela de instalaciones, pero sí tenemos eso y transformándolo tenemos un buen resultado”.

 

performanceLuego de 30 años de vivir fuera, aunque nunca alejado —en todo este tiempo ha presentado obras y trabajado en proyectos educativos y cursos— Vélez decidió establecerse de vuelta en Panamá. “Volví por dos razones: sentí que ya no tenía que hacer nada afuera, yo me fui de Panamá en una época en la que no había escuela de nada.

Quería aprender, quería tener oportunidades. Trabajé mucho y tuve oportunidades porque las trabajé. La mayoría de mi vida de adulto la he vivido afuera y eso me ayudó a entender lo que era el mundo internacional del arte, una estructura durísima y brutal, salvaje.

 

Es mucho más complejo que esa idea romántica que se quiere vender. Y llegó el momento en que ya no tengo más que aprender de allá. Claro que me encuentro a gusto en Europa porque conozco cómo vivir en Europa y disfrutar Europa, pero para mí siempre fue importante retribuir la base de todo lo que yo siento y hago que siempre ha sido Panamá”, sostiene.

La segunda razón, es la certeza de que aquí también se pueden hacer las cosas. “No necesito sumarme a esa mentalidad colonial de que yo necesito vivir en estos países, aquí también puedo hacerlo. Miro Panamá con un afán de sorpresa, no de quejas, estoy bien acá. Mejor concentrarnos en nosotros, y en mí y crear cosas”.

Convencido de las posibilidades que ofrecen las performances arrancó con la participación en el festival latinoamericano, lo que a su vez le ha dado la certeza de que se puede ir por más. “No teníamos ni un duro, pero las cosas hay que hacerlas, tenemos el talento, algunos contactos que nos ayudan a conseguir los espacios, hicimos estas dos performances que fueron video-performances muy sencillas, pero bien hechas. Después de la experiencia que tuvimos, me convencí de que lo podemos hacer, ¿cuál es el problema?”.

 

Performance un nuevo proyecto

 

performanceHoy, por la situación de la pandemia, las performances se tienen que apoyar con el video, pero esto, más que una limitante, ofrece nuevas posibilidades y un público más numeroso. “Me resulta muy interesante que esta plataforma dé la pauta para crear un lenguaje nuevo relacionado con lo performático porque hay muchas acciones todavía de Panamá, ocurren muchas cosas que pueden transmitirse por plataformas, funciona y además es único”, apunta.

 

A falta de las reuniones públicas que no podrán darse en algún tiempo, está la cantidad de personas que han desarrollado un conocimiento técnico de estas nuevas tecnologías. “Yo miro lo bueno, no voy a quejarme de todas las cosas que sabemos que existen. Talento tenemos, hay que canalizar ese talento y por eso la idea de hacer en el futuro un proyecto que sea formativo y que sea internacional para que nos también nos relacionemos y dejemos esa mirada tan localista”, recalca.

 

El artista comenta que a raíz de las performances que se han realizado con la Banda El Hogar, “la gente en América Latina sabe quién es la banda El Hogar, a nivel de arte”.

 

performancePara Vélez, esto es solo una prueba de que “hacemos cosas valiosas y que el arte es una manera de proyectar. Si algo da el arte es capacidad para soñar y la capacidad para sentirse mejor. A mí me gusta trabajar con gente, pero decir ‘estamos haciendo juntos una obra de arte’ vuela la cabeza. Ese es el asunto”, declara.

 

Este nuevo proyecto, impulsado por Panamá Performa, tendría que desarrollarse en plataformas tecnológicas y qué mejor fecha que para noviembre próximo, en la celebración de nuestro bicentenario.

Es una bonita fecha para hablar de nuestras identidades ya sea coloniales, postcoloniales o neocoloniales, el asunto no es culpabilizar a nadie, sino aceptarnos como somos y luego ver qué hacemos”, sugiere. “Tenemos contradicciones tremendas, pero eso es parte de nuestra historia, no pasa nada, solo vamos a hablar de eso”, dice convencido.

Pero la mayor razón para enfrentar un nuevo proyecto es “esa capacidad de aprovechar el arte, disfrutar el arte y ser agentes del arte, no importa el color ni el género ni la clase que seas. El arte no pertenece a una clase social, ni a un color. Y creo que la idea es educar en disfrutar del arte. Así de sencillo”, indica.

Será una oportunidad para educar en el arte contemporáneo, disfrutarlo, descubrirlo y reconocerlo con propuestas libres tanto locales como internacionales en plataformas novedosas, y para hablar acerca de quiénes somos.

 

Eso sí, esas conversaciones serán desde el punto de vista del arte. “La idea es que sea una propuesta artística educativa, intelectual, que venga de gente del mundo del arte, no que sea politizado”.

 

performanceBasado en sus experiencias anteriores, Vélez augura un gran interés por este proyecto. “Cuando se hizo esto a la gente le encantó porque ellos participaban. Con respecto a los patrocinadores, cuando se habla de habla de inclusión, participación ciudadana y acción comunitaria, son justamente los temas en los que las marcas se quieren involucrar. Y en que la gente se vea reflejada en el arte. De una manera artística, compleja, no de una manera propagandística, ni estereotipada.

Sobre los apoyos económicos el artista admite que “no tenemos plata ahora, pero ningún proyecto artístico ha comenzado con plata, a menos que sea de un billonario”.

 

Las performances pueden dejar de ser esas “cosas raras” que el público no sabe muy bien qué son y que sencillamente no entiende. “El arte contemporáneo, el buen arte contemporáneo conecta con la gente; no es elitista, no es mezquino no es manipulador. Es inclusivo y toca a la gente porque la gente se siente involucrada.

 

El mal arte siempre se siente más inteligente, parte de un grupo especial y trabaja un lenguaje críptico para que los demás no se enteren si aquello es realmente lo que presentan. Se manejan en función del control de lo que es arte y lo que no”, recalca.

 

Por ello Vélez aboga por lo que denomina “estética de la colaboración”: producimos cosas bellas que son válidas, pero se insiste en vendernos lo de Europa como lo bueno como lo único, y no es lo único”, advierte. El arte, dice Vélez, no es publicidad ni imposición de clase o la exhibición de una estética vacía que lo reduce a objetos decorativos.

 

“El verdadero arte, no importa si es presentado de manera sencilla, es complejo. No es para buscar una explicación. Una manera de entender el arte es que te deja más preguntas. Hay buen arte contemporáneo en Panamá y nosotros podemos hacer buen arte contemporáneo y esa es la idea, quiero que lo hagamos todos,”, concluye.

 

 

Noticia: Esther M. Arjona

 

 

Visita nuestro Blog

 

 

Artículos Relacionados

cross over night
“Cross Over Night” 2021 “Crisol 106.9FM”

Lee más
yigo sugasti
Yigo Sugasti 2021 “Vampiro Abstemio”

Lee más
panama indigena
Panamá Indígena 2021

Lee más

Deja un comentario

  Acepto la Política de Privacidad

Muy importante.- No es necesario registrarse para publicar una opinión o comentario, pero si es necesario introducir su nombre y correo electrónico para evitar el SPAM. Además, no utilizaremos los datos insertados para otras cuestiones que difieren de esta publicación. En cualquier momento puede solicitar la eliminación de los mismos, enviando una solicitud al correo de contacto y con el mismo correo que ha emitido la opinión o comentario para que en un plazo máximo de 72 horas se elimina.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Ver Panamá
  • Propósito del tratamiento: Control de spam, gestión de comentarios, comunicaciones y promociones.
  • Legitimación: Su consentimiento
  • Cesión de datos: Tus datos no se cederán a terceros, salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Email de contacto: info@verpanama.com

Patrocinadores Oficiales

Pagos seguros

Aceptamos diferentes servicios de pago

Four Lions